• IFB Advisors

6 Razones por las que invertir en África

La conversación sobre África están cambiando de oir "déficit" y "brechas" a oportunidades, perspectivas, emprendimiento y creatividad. Posiblemente, aquellas empresas que siguen de cerca las ultimas noticias sobre este fascinante continente, no es algo nuevo para ellas.


Como he comentado en varios de mis artículos anteriores, la población juvenil tiene un rápido crecimiento, esto influye en una urbanización que no cesa, y una economía que cada vez es más estable, por lo que se prevé, llevar a más del 50% de los africanos a estas metrópolis para el 2050.



Estas tendencias y otros desarrollos han impulsado un crecimiento de más de medio siglo en África, y esto acaba de empezar.


Es importante reconocer que África pone a prueba la paciencia de un inversor. Siempre hemos sido francos con eso, para establecerse en África se necesita: dinero, tiempo y paciencia, pero no es algo diferente al resto de mercados. Sí que es cierto, que los horizontes de tiempo y los modelos de retorno que se ajustan a otros mercados no siempre funcionan allí. Incluso las empresas más experimentadas y sofisticadas pueden verse obligadas a recalibrarse, como lo hizo Nestlé el año pasado cuando anunció un recorte del 15% en su fuerza laboral en 21 países africanos.


Los déficits persisten. Pero lo que queremos implantar desde IFB Advisors, es que ahora es el momento de que los inversores se den cuenta de que se puede ganar dinero para aquellos que son lo suficientemente valientes como para ayudar a cerrar esas brechas. A medida que eso suceda, se hará realidad la promesa de una mayor prosperidad para los africanos y las empresas africanas.


¿Por qué es un buen momento para invertir?


1. África necesita "conectores"


En gran parte del África subsahariana faltan las carreteras, los raíles, los puertos, los aeropuertos, las redes eléctricas y la red troncal de TI necesarias para levantar las economías africanas. Esta falta de infraestructura dificulta el crecimiento de las importaciones, exportaciones y negocios regionales.


Las empresas que pueden conectar africanos y mercados pueden prosperar. África subsahariana está plagada de cortes de energía (casi 700 horas al año en promedio), lo que merma la productividad, agrega gastos y deja a las empresas cautivas a las opciones de respaldo y alternativas de energía. La inversión masiva está llevando a mejoras y expansión importantes en los puertos y aeropuertos africanos, pero gran parte del potencial de crecimiento de África depende de las conexiones por carretera, ferroviarias y aéreas dentro de los países y dentro de África en general.



Los caminos y las líneas de ferrocarril son escasos, decrépitos y sobrecargados. La falta de acuerdos de aviación ha limitado las conexiones aéreas intraafricanas. La falta de infraestructura eficiente de almacenamiento y distribución en África obstaculiza a las empresas, empresarios y agricultores. Hasta el 50% de las frutas y verduras africanas se echan a perder antes de llegar a los mercados.


También hay un déficit de infraestructura blanda. Fuera de Sudáfrica, los datos y la información críticos para la toma de decisiones por parte de las empresas faltan o son difíciles de obtener: información de crédito y riesgo, datos de mercado, patrones de consumo, lo que sea. Las lecciones de Dubai y Singapur nos dicen que una vez que se inicia una carrera de infraestructura en un mercado en rápida expansión, ser el primero en moverse es una ventaja significativa para los inversores.


2. Las barreras comerciales africanas están cayendo y el comercio intra-africano tiene un enorme potencial


Con el Área de Libre Comercio Continental de 54 naciones, el propio mega acuerdo comercial de África, incluso las economías africanas más pequeñas podrían ver un impulso. Si se reducen los aranceles y se introducen incentivos, los fabricantes podrían ver beneficios al establecer operaciones de producción y ensamblaje en varios países africanos. Eso podría conducir al desarrollo de productos electrónicos, maquinaria, productos químicos, producción textil y alimentos procesados.


Como primer paso, el libre comercio entre y dentro de los bloques económicos africanos marcaría una gran diferencia. La participación de África en el comercio mundial- un escaso 3%- solo puede aumentar si las economías lideradas por los productos básicos y el consumo del continente comienzan a producir una amplia gama de productos para el mercado interno y la exportación.


Y un aumento en el beneficio local en el sector de productos básicos podría ser un impulsor del crecimiento: procesar productos locales (como minerales, café, algodón) en el país en lugar de exportarlos en forma cruda. Dicho esto, seguirá siendo un desafío para las regiones con poca energía e infraestructura competir como fabricantes globales.


3. Los clientes están cambiando


Con el crecimiento de la clase media de África, estamos viendo el desarrollo de nuevas expectativas. Educados, los profesionales urbanos son jóvenes, conscientes de la marca y sofisticados en términos de consumo. Los minoristas y las marcas de consumo quieren anticipar e impulsar las preferencias de compra de productos de moda, hogar y estilo de vida, pero saben que necesitan cadenas de suministro estándar internacionales para satisfacer la demanda. Las fuerzas económicas más grandes de África son pequeñas y medianas empresas, que trabajan para satisfacer esta nueva demanda y compiten con marcas globales.


4. Transformación digital


África lidera el mundo en adopción móvil, que continúa ofreciendo las mayores oportunidades económicas intersectoriales. Las redes de pagos móviles, pioneras en África Oriental, abrieron la economía global cableada a los habitantes pobres de las ciudades y zonas rurales no bancarizadas. Empresas como Novartis están utilizando comunicaciones móviles para administrar su cadena de suministro; Olam ha usado dispositivos móviles para llegar a nuevos proveedores y agricultores africanos. Estas iniciativas móviles han logrado grandes éxitos.


Para ilustrar: En 2014, Etiopía estableció una línea telefónica directa que permite a los pequeños agricultores acceder de inmediato a los consejos de los agrónomos, con más de 3 millones de llamadas realizadas en los primeros seis meses del programa piloto. Mobile es el área donde África ha superado los límites del mundo desarrollado, y las incubadoras tecnológicas africanas están presionando para innovar. ¿Qué es lo siguiente?


5. África se está diversificando


Las economías africanas finalmente están comenzando a diversificarse más allá de los productos básicos, aunque esto todavía está en las primeras etapas. África está viendo una diáspora de regreso que reconoce el potencial y las oportunidades en sus propios países. Esta población apoya el crecimiento económico local con sus habilidades y talento, actuando como "primeros en moverse", invirtiendo nuevamente en sus comunidades.


Al mismo tiempo, los países africanos están comenzando a hacer apuestas en áreas no relacionadas con los productos básicos donde pueden ser competitivos. Y se están uniendo para atraer a un conjunto más amplio de inversores. Reconociendo que ya no pueden contar con la creciente inversión de China, cada país ahora tiene lo que se llama "Agencias de Promoción de Inversiones", que actúan como ventanillas únicas para los inversores, ayudando con el registro, los impuestos y otros pasos para establecer empresas a nivel local.


6. África puede liderar el desarrollo sostenible


En energía, tecnología, diseño de la cadena de suministro y otras áreas, África tiene la capacidad de ver lo que funciona en otros lugares y luego crear sus propias respuestas. Puede adoptar abiertamente nuevas tecnologías e ideas, sin ninguna huella histórica de la que liberarse. Puede desarrollar redes de combustible flexibles que generan energía con una combinación de abundante energía eólica, solar, hidroeléctrica y bioenergética, junto con combustibles convencionales como el petróleo y el gas, que también son abundantes. En ninguna parte de la Tierra hay tanta tierra arable no utilizada o mal utilizada, por lo tanto, África esta en busca de grandes avances agrícolas y aumentos de productividad en la producción de alimentos.



Los líderes empresariales tienen hambre de nuevos mercados vibrantes y los consumidores conocen la realidad: la globalización significa que quedan muy pocas fronteras. A medida que el mundo desarrollado madura y se vuelve cada vez más difícil comerciar como resultado de factores desde la legislación hasta el terrorismo, las oportunidades de crecimiento corporativo son limitadas.


Hay muy pocos lugares donde los empresarios y las empresas con ideas y apetito por el riesgo puedan aportar valor y encontrar un crecimiento a largo plazo si son persistentes, creativos y decididos. Pero hay algo más que saben: África sigue siendo un lugar así.


Fuente: World Economic Forum

0 comentarios