• IFB Advisors

¿Por qué se le sigue llamando África Subsahariana?

Sabía que hace nada más y nada menos que nueve mil años, el desierto del Sahara era una pradera. Una pradera habitada por cazadores que hacían pinturas rupestres de hipopótamos y jirafas.


Durante un milenio antes del siglo XVI, un floreciente comercio llevó sal, oro y esclavos a través de las dunas, hasta que las invasiones marroquíes y el transporte marítimo del Atlántico lo llevaron a la decadencia. Sin embargo, lamentablemente, hoy el Sahara se ve cada vez con más frecuencia como una barrera, que divide a África en dos.




Académicos, formuladores de políticas y periódicos, se refieren habitualmente a una parte del continente como "África subsahariana". Instituciones internacionales como el Banco Mundial y el FMI están organizadas internamente en la misma línea. Parece ser que África está definida por un muro de arena. Pero, ¿qué es realmente el "África subsahariana"?


La respuesta puede parecer obvia: cualquier lugar al sur del desierto es, geográficamente, "subsahariano". Pero, qué pasa con aquellos países, como Mauritania, que se encuentran principalmente en el desierto. O, por ejemplo, con Somalia y Djibouti, ya que ambos se encuentran situados en el llamado “Cuerno de África”. Están al sur del Sahara, pero el FMI los supervisa desde su departamento de Medio Oriente y Asia Central.


Sin embrago, el Banco Mundial solía incluir a ambos países en África subsahariana, antes de trasladar Djibouti a Oriente Medio y África del Norte en el 2000. No obstante, Eritrea, al norte de ambos, se considera subsahariana. Y mientras que el Banco Mundial incluye a los estados de habla árabe de Mauritania y Sudán en África subsahariana, el FMI no lo hace.


¡Como puede ver, actualmente la pertenencia de los países africanos es un poco confusa!

Claramente, el "África subsahariana" no se trata solo de geografía física, sino que también tiene un elemento cultural. Los forasteros a menudo han considerado a la región con una mezcla de ignorancia, fantasía y racismo. Los escritores árabes se referían a la región al sur del Sahara como bilad al-sudan, o "tierra de los negros". Algunos cartógrafos británicos del siglo XVIII simplemente lo tradujeron como "Negroland". Los administradores coloniales favorecieron la frase "África tropical" para todo lo comprendido entre el Sahara y el río Limpopo. En la década de los 70, el término "África negra" se hizo popular entre los académicos, incluidos algunos en África. Fue solo en la década de los 80 que se acuñó el término "África subsahariana", aunque cabe destacar, que este término comenzó a utilizarse mucho antes.


En su origen, el término se usó para describir un área más grande que el actual Sudán, cuya extensión es aproximadamente desde Senegal hasta Etiopía.


Todos estos conceptos se han visto siempre ligados a nociones de raza, idioma y nivel de desarrollo económico.


En las décadas de 1960 y 1970, el Banco Mundial agrupó a Sudáfrica en la era del apartheid, gobernada por blancos, junto con el Medio Oriente y África del Norte. A fines de la década de 1990, cuando el país estaba gobernado por un gobierno de mayoría negra, y una vez más estaba recibiendo préstamos del Banco Mundial, apareció nuevamente, en la categoría subsahariana.


Muchos en África rechazan por completo las etiquetas regionales. Las instituciones lideradas por África, como la Unión Africana (UA) y el Banco Africano de Desarrollo, abarcan todo el continente, incluyendo el Mar Rojo, y se mantienen en una tradición cultural que se remonta a la década de 1960, cuando el panafricanismo estaba en su apogeo.


Ali Mazrui, un intelectual de Kenia, escribiría sobre "Afrabia", argumentando que África y el mundo árabe "están en el lento proceso histórico de convertirse en uno". Algunos panafricanistas extienden la red aún más, para incluir el Caribe negro.


Binyavanga Wainaina, un escritor keniata, lamenta la tendencia occidental de "tratar a África como si de un solo país se tratara". Sin embargo, algunas tendencias como la expansión de los negocios transfronterizos o la geografía de la ayuda exterior, solo pueden entenderse a escala regional. Es por ello que el "África subsahariana" seguirá apareciendo, incluso aunque sus límites originales no estén perfectamente definidos.


Fuente: The Economist

0 comentarios

IFB Advisors, nace con la finalidad de apoyar el comercio e inversión en el continente africano.  Queremos desarrollar relaciones de beneficio mutuo, compartiendo el saber hacer español y aprender de la experiencia de África. Impulsando la cooperación y las relaciones duraderas.

Calle de Don Ramón de la Cruz

28006, Madrid.

info@ifbadvisors.com

Copyright © IFB Advisors 2020