• IFB Advisors

¿TIENE ÁFRICA ALGUNA ESPERANZA DE VENCER A COVID-19?

Los casos de COVID-19 están aumentando rápidamente en todo el mundo, creando un temor generalizado sobre la capacidad de África para hacerle frente.


Hasta hace poco, África observaba cómo Europa y América del Norte estaban sumidas en el caos por la rápida propagación del COVID-19 (coronavirus) que se originó en China el año pasado.


El viernes 20 de marzo, África contó 768 casos en 34 países con 19 muertes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Siendo por este orden, la mayoría de los casos, en Egipto, Sudáfrica, Argelia, Marruecos, Burkina Faso y Senegal.


La mayoría de los casos que se han detectado en África, corresponden a la población más acomodada que recientemente viajaron al extranjero. No obstante, el problema mayor se plantea a la hora de los contagios locales. Contagios de aquella población más desfavorecida económicamente. Hay que tener en cuenta que un viaje al hospital por síntomas parecidos a la gripe, no es una norma cultural en muchas partes de África.


Instituciones e individuos están trabajando para intentar cerrar la brecha. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África (AfricaCDC) anunciaron que se ha creado una capacidad de prueba del COVID-19 en 43 países y han provisto 60.000 kits. La Unión Africana, operando como la unidad de respuesta a emergencias de enfermedades infecciosas, también recibió 2.000 kits del gobierno chino y espera recibir 10.000 más en los próximos días. La sucursal de la OMS en África tiene como objetivo suministrar 2.500 pruebas a cada uno de los 47 países donde tenga oficina, lo que lleva a ser aproximadamente 400.000 kits.



La gran pregunta es, ¿hay esperanza para África?


Independientemente de la cantidad de infecciones registradas, una serie de factores ayudan a África a vencer al virus.


En primer lugar, muchos gobiernos africanos introdujeron de inmediato estrictas medidas para detener la propagación del virus. Actualmente África está en posición de poder escribir su propia historia contando con unas buenas políticas sanitarias y económicas, garantizando que la pandemia no llegue más lejos y no se expanda a través de sus costas. Para evitar así que el virus pueda propagarse aumentado el número de infectados y grandes consecuencias para el continente africano.


El saber que no estarían preparados para absorber una catástrofe tan devastadora como un contagio máximo de su población, se ha convertido en su principal motivación para poder luchar contra el COVID-19. Las restricciones adoptadas; como permanecer en los hogares por un corto periodo de tiempo, puede darle la oportunidad a largo plazo de volver de una forma más rápida a los mercados mundiales.


  • Países como Sudán y Ghana han prohibido las llegadas de cualquier país con casos COVID-19, mientras que Sudáfrica y Tanzania han promulgado prohibiciones parciales.

  • Siguiendo las instrucciones del estado, muchas aerolíneas africanas también bloquearon rutas a China durante el brote del virus y desde entonces han prohibido los vuelos a áreas de impacto secundario.

  • Muchos países han tomado medidas adicionales para limitar las reuniones públicas y prohibir las escuelas.

  • A los pocos días de confirmar tres casos de COVID-19, Kenia cerró todas las escuelas en todo el país y Níger ordenó el cierre de escuelas incluso antes de que se anunciara su primer caso COVID-19.


En segundo lugar, África tiene una experiencia histórica en combatir enfermedades infecciosas: "Ciertamente, la experiencia que hemos tenido con algunos brotes generalizados muy graves en la región africana es una ventaja", dijo el director regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti, en una conferencia de prensa digital. “Por ejemplo, parte del trabajo que estamos haciendo se ha creado en las plataformas que se han establecido en respuesta al brote de ébola. Las plataformas comunitarias, las lecciones aprendidas y los mecanismos existentes nos ayudarán”.


Al prepararse para la propagación del ébola en todo el continente en 2014, la mayoría de los países africanos establecieron respuestas preventivas a las enfermedades infecciosas y estas se han implementado en respuesta a la nueva amenaza.


Muchos de los aeropuertos de todo el continente, aplicaron rápidamente medidas de control rigurosas para los pasajeros que llegaban, algo que no se había igualado en el norte global.


Junto con el brote de ébola, la gran variedad de enfermedades de África ha dado lugar a una gran diversidad de instituciones de salud bien financiadas y con recursos suficientes. Que le da la oportunidad al país de poder gestionar favorablemente esta crisis sanitaria.


En tercer lugar, el grupo demográfico más amplio de África es también el más joven por lo que esto debería ayudar en la lucha contra el virus.


COVID-19 es más peligroso para los ancianos y aquellos con afecciones médicas preexistentes como diabetes, enfermedades cardíacas y enfermedades respiratorias. Hay que tener en cuenta, que alrededor del 70% de los africanos tienen menos de treinta años y en algunos lugares, como Nigeria, la mitad de la población tiene menos de 19 años. Por lo que es una puerta a la esperanza y a la rápida recuperación.


El mayor temor que existe actualmente en África respecto al COVID-19, es que los sistemas de salud del continente no puedan hacer frente a la amplia demanda de casos y miles de personas deberán ser rechazadas, pero como estamos viendo en Occidente es un problema que nos afecta a todos por igual. De acuerdo con las pautas de la OMS, solo aquellos que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica.


Sin embargo, han habido muchos casos de COVID-19 que muestran síntomas mínimos o en algunos casos no llegan a presentar síntomas. Esto significa que muchos de los que contraen el virus podrán recuperarse en casa, reduciendo así la carga sobre los sistemas de salud de África.


El principal problema, es el mismo que hay mundialmente: "No tenemos suficientes máscaras de oxígeno o ventiladores", dice Erondu. "Nos falta la maquinaria crítica y la capacidad técnica para realmente salvar vidas". La mayoría de los países africanos no tienen suficientes unidades de cuidados intensivos o trabajadores de la salud, y mucho menos la tecnología utilizada por China y otros países para tratar a los infectados.


Finalmente, con la entrada en vigor del Área de Libre Comercio Continental Africana (AfCFTA) en múltiples países africanos, será posible planificar con anticipación cuándo se volverán a abrir sus fronteras y podrán aprovechar estratégicamente esta área de libre comercio masiva a su debido tiempo.


Los objetivos generales de AFTCA son:


  • Crear un mercado único, profundizando la integración económica del continente.

  • Establecer un mercado liberalizado a través de múltiples rondas de negociaciones.

  • Ayudar al movimiento de capitales y personas, facilitando la inversión.

  • Fomentar el desarrollo industrial a través de la diversificación y el desarrollo de la cadena de valor regional, el desarrollo agrícola y la seguridad alimentaria.


A medida que esta pandemia global está alterando la forma en la que trabajamos y hacemos negocios, la industria esencial en África también continua, y las empresas teletrabajan, como en el resto de Occidente.


IFB Advisors, sigue al pie del cañón, con reuniones semanales con los países y empresas que representa. Nada y todo ha cambiado, por ello seguimos alineando nuestros enfoques económicos, desarrollando lealtades y alianzas, proporcionando soluciones y apoyo.


IFB Advisors se compromete a seguir apoyando el crecimiento empresarial y la inversión en el continente africano. Estamos aquí a largo plazo.


Este virus, lo paramos juntos.


Fuente: AB

0 comentarios

IFB Advisors, nace con la finalidad de apoyar el comercio e inversión en el continente africano.  Queremos desarrollar relaciones de beneficio mutuo, compartiendo el saber hacer español y aprender de la experiencia de África. Impulsando la cooperación y las relaciones duraderas.

Calle de Don Ramón de la Cruz

28006, Madrid.

info@ifbadvisors.com

Copyright © IFB Advisors 2020